Obedeciendo, venceremos la ignorancia.

Dios quiere que todo hombre en todo lugar reconozca que solo a él se debe dar la gloria por los siglos de los siglos. Muy alta es la probabilidad que por ignorancia o simple desconocimiento que, es lo mismo, a cualquier cosa se pueda llevar al precipicio la vida misma. La ignorancia puede acarrear lo más impensable en cuanto a desastre se refiere y en cuanto a desproporción en las diferentes áreas de la vida.

Ciertamente la ignorancia o el no saber una cosa, sea lo que sea, puede desconfigurar cualquier proyecto que se tenga en mente, y más si por ser ignorante se da la gloria y el honor de manera equivocada a quien no se debe dar la alabanza y majestad. Dios solo quiere que a su presencia se le rinda adoración, no es permitido según la biblia dar el primer lugar a un dios minúsculo o contrario al Dios que tiene fuerza mayúscula, es decir al Dios que hizo los cielos y la tierra.

El Apóstol Pablo se refirió con un tono esperanzador, porque así Dios le permitió se le dijese a los habitantes de Atenas que estaban sumergido desde mucho tiempo a la idolatría. Sin embargo, Pablo le exhorta al arrepentimiento cuando le dice en esa ciudad lo siguiente: Pero Dios habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, manda a que todo un hombre en todo lugar se arrepienta Hch 17:30. Así como en Atenas adoraban cuantas cosas escuchaban o le pareciera novedoso, robándoles la gloria al Eterno Dios, así es hoy día lamentablemente, se ha notado como desplazan la majestad y divinidad de Dios por circunstancia que es solo eso, circunstancia que nada puede comprarse al reino de los cielos.

Pablo se lo dice claro, que Dios no tiene problema en pasar por alto su idolatría  que por ser ignorante de la luz de Dios, de Cristo, erráticamente se rinden muchos a darle la gloria a quien no se debe. Venezuela está pasando por momentos difíciles, pero algo si tenemos seguro que Dios ama a esta nación, que la quiere prosperar y reverdecer, pero en nosotros está darle paso a esa gloria postrera que vendrá sobre nuestro país, no importa los errores en los que se hayan incurrido o propiciado cualquier posición política o dirigencial, eso no importa, solo se debe reconocer que solo a Dios se debe dar alabanza por siempre.

Queremos una Venezuela inmensa como antes en su amor y capacidad adquisitiva, queremos a nuestro país con mejor bonanza que ayer, claro que sí, pero en nosotros está esa valoración- país desde nuestra conciencia, debemos obedecer al mandato que el Todopoderoso dicta, arrepentirnos de nuestra idolatría que pudiera haber en nuestros corazones y proceder a las leyes que el reino divino fija. No ignoremos más la luz de Dios que es la verdadera, esta luz es la que nos llevará a un puerto seguro, a una Venezuela llena de sueños y proyectos factibles de concretar.

OTROSÌ: Sigue la molestia en el sector Las Rosas del municipio Morón, allí hay calles destrozadas, no hay cloacas ni servicios básicos que satisfagan, por el contrario las personas habitantes de ese sector populoso están cansados de ver los excrementos flotar en sus mismas calles por falta de cloacas. Señores de la alcaldía por favor ténganse la bondad.

Ver También

Enrique Márquez asumirá la presidencia de la Asamblea Nacional en 2018

La conducción del Poder Legislativo, a partir del 5 de enero  en el tercer ejercicio …